El hecho de cantar, sentir nuestra voz y escuchar el sonido fluir libremente a través de nosotros, crea alegría y viveza. Descubre cómo tu puedes potenciar la armonía, los armónicos, la resonancia y la musicalidad de tu voz.

El Canto de Armónicos y la Expresión Vocal Plena:

una combinación de dos elementos vocales, el Canto de Armónicos y la Expresión Vocal Plena.  Estos dos enfoques se apoyan mutuamente para cambiar la resonancia, el timbre y color de la voz.  Este sistema transforma la manera de acercarnos a la voz y al sonido, y despierta nuestra música.

Las pautas de la Expresión Vocal Plena enseñan una manera de cantar que incluye la resonancia de la voz en el cuerpo, y protege las cuerdas vocales y el aparato vocal en general.

«La Voz y el Paladar – la Creación de los Armónicos»

«El Cant de La Valldigna» es una improvisación con el canto y el canto de armónicos que realicé en la capilla del Real Monasterio de Santa María de la Valldigna en Simat, Valencia en 2011.

TESTIMONIO DE ESTUDIANTE

Hola Jacob.  Soy flautista y cantante y te puedo decir que he notado los efectos del curso a lo largo de toda esta semana en el desarrollo de mi labor profesional.  Siento mi sistema respiratorio de manera totalmente diferente, está expandido aún; me cuesta mucho menos hacer línea cantando y mi timbre suena más oscuro y compacto que nunca incluso hablando.

Durante el día del taller fui cargándome de energía, de hecho a las 2 de la mañana después de viajar hasta Madrid seguía con la energía a tope.  Además, una agudización de la sensibilidad (siempre está ahí pero no siempre la dejamos salir tanto) y sensaciones corporales muy beneficiosas: peso sobre el suelo repartido entre los pies pero el resto del cuerpo flotante, liviano, desaparición de tensiones, crecimiento de la caja torácica, desaparición de mi usual tensión en la mandíbula. Una maravilla vamos, mi cuerpo ha adquirido otra dimensión.
Te felicito por el buen hacer de tu tarea profesional. Un abrazo.
Lucía González

TESTIMONIO DE ESTUDIANTE

1) Al salir del taller me sentía alegre, plena y vital aunque algo cansadita.
2) Sobre todo me ha llamado la atención que, de vez en cuando cuando hablo, me descubro tratando de conducir el movimiento del paladar y otras zonas implicadas a voluntad.  A partir de ahí, me entran ganas de jugar con los sonidos que pudieran salir pero claro, hablando con alguien no toca, jeje.
3) Notaba mayor espacio en la espalda, como si se hubieran despegado las capas.  Notaba mayor espacio y mayor confort.  También mayor espacio en la cavidad bucal, el pecho, la zona clavicular…

Serían muy variadas para mi, las experiencias que aportó este taller y curiosamente, las más interesantes son difíciles de describir.  Por ejemplo, ubicar la conciencia en el espacio sonoro propio y colectivo, dejando atrás el ruido del cuerpo, solo como «vasija»… no hay palabras…

Mi agradecimiento Jacob, por compartirnos tu experiencia y por tu entrega en ello.

Isabel

“La música afecta a la energía de la vida.” – John Beaulieu

Próximos Eventos